Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores. Página principal del Sitio

Ciudades y Comunidades Amigables
con las Personas Mayores

Marzo

La Red de Ciudades Amigables con las personas mayores se suma a la celebración del 8 de marzo

Mar/ 8/ 2021

Mujer de espaldas mirando una casa en las montañas

La Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores se suma a la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y anima a todos los ayuntamientos de la Red a tener en cuenta la perspectiva de género en el diseño, puesta en marcha y desarrollo de sus procesos de amigabilidad.

El envejecimiento demográfico es una tendencia en todo el mundo, un éxito que responde a una combinación de avances sociales y un reto que es necesario abordar, desde la sociedad en su conjunto y desde las administraciones y las políticas públicas en particular. En este contexto de envejecimiento de la población la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, iniciativa impulsada por el Imserso en España a través de un acuerdo de colaboración con la OMS.

Es una realidad que las mujeres y los hombres envejecemos de manera diferente, que el curso vital, las situaciones que vivimos unas y otros a medida que envejecemos son similares en unos aspectos y muy diferentes en otros, que también existen diferencias en los recursos económicos y sociales de los que disponemos hombres y mujeres, incluso en el uso diferente que hacemos de los servicios y recursos públicos o del espacio público.

Algunos ejemplos ilustran estas diferencias, empezando por la esperanza de vida que en nuestro país, una de las más altas del mundo, es de 84 años (hombres 81,1 y mujeres 86,7) y que supone que viven aproximadamente un 33% más de mujeres mayores de 65 años que hombres mayores de 65 años. No obstante, diversos estudios muestran que aunque las mujeres viven más años, lo hacen en peores condiciones de salud.

Respecto a situaciones de soledad, según datos del INE, en uno de cada cuatro hogares en España vive una persona sola y, en un 42% de los casos, se trata de una persona mayor de 65 años, en su mayoría mujeres. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) también advierte que de los casi nueve millones de personas de más de 65 años que viven en España, más de dos millones viven solas, y de ellas el 73% son mujeres.

La combinación de género y edad hace más proclives a las mujeres mayores a poder sufrir algún tipo de malos tratos. Entre los factores de riesgo de sufrir situaciones de abuso y maltrato en la vejez destacan ser una persona dependiente, ser mujer y tener pocos recursos. La violencia y maltrato hacia las mujeres mayores es una realidad invisibilizada, por motivos culturales relacionados con los roles de género denuncian situaciones de maltrato en mucha menor medida que las mujeres más jóvenes.

Las mujeres mayores sufren una doble discriminación, por ser mayor y ser mujer La discriminación por edad o edadismo la sufren hombres y mujeres, pero también de forma diferente en muchos aspectos ya que los estereotipos asociados al papel que deben jugar las mujeres y los hombres se suman a la edad con una gran carga cultural (sexismo y edadismo). Estos estereotipos tienen consecuencias, como una presión real sobre las mujeres para mantener un aspecto joven mayor que en los hombres. En el mundo del cine, por ejemplo, numerosas actrices han denunciado la escasez de papeles para actrices mayores, frente a numerosos papeles para actores mayores.

También en los recursos económicos existe una brecha de género en las pensiones. La Secretaría de Estado de la Seguridad Social, cifra la brecha de género de las pensiones públicas en el 35%, aunque el dato positivo es que esta brecha afortunadamente está disminuyendo, la feminización de la pobreza aparece también entre las personas mayores que viven en situación de pobreza, una mayoría son mujeres, por esperanza de vida, pero también porque son las mujeres quienes mayoritariamente subsisten en condiciones precarias con pensiones de viudedad o asistenciales.

La iniciativa de la OMS Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores tiene como una de sus características principales la participación de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones, opiniones y propuestas en el proceso de análisis y mejora de la amigabilidad del municipio en ocho ámbitos que inciden en el día a día de las personas en su lugar de residencia: 1) Espacios al aire libre y edificios, 2) Transporte, 3) Vivienda, 4) Participación Social, 5) Respeto e inclusión social, 6) Trabajo y participación ciudadana, 7) Comunicación e información, 8) Apoyo comunitario y servicios sociales y de salud.

Esta participación debe ser diversa y reflejar la diversidad existente entre la población de mayor edad. En esta perspectiva que las personas mayores aportan al proyecto, al análisis y valoración de su municipio en torno a esas ocho áreas de trabajo, es importante visibilizar y tener en cuenta las diferencias en el proceso de envejecimiento entre mujeres y hombres. Se trata de tener en cuenta por igual las necesidades y demandas de mujeres y hombres mayores, similares en unos aspectos y diferentes en otros, para que así las propuestas y actuaciones recogidas en el plan de acción para ser una localidad amigable con las personas mayores den respuesta a las necesidades de todas y todos. Es importante, además, que los indicadores para el seguimiento y evaluación de las actuaciones previstas en el plan de acción, recojan datos desagregados por sexo que permitan conocer el impacto de actuaciones concretas en hombres y mujeres mayores, para que en el caso de que existan diferencias en ese impacto, poder establecer medidas para corregirlas de forma que mujeres y hombres se beneficien por igual de los avances conseguidos en la implantación y desarrollo de esta iniciativa.

En definitiva, tener en cuenta la perspectiva de género en el desarrollo del proyecto tendrá un efecto positivo al ofrecer una respuesta más adecuada y adaptada a las personas mayores de un municipio, de forma que los efectos positivos de las acciones emprendidas beneficien por igual a hombres y mujeres, contribuyendo así a avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres de todas las edades.

FUENTE: Blog Ciudades Amigables ¿Por qué es importante la perspectiva de género en la Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores?Abre nueva ventana 

Publicado por Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores